Loading...
21 de Mayo N° 797, Coyhaique + 56 67 2211019 dsandoval@senado.cl

*A través de proyecto de acuerdo aprobado de manera unánime por la Sala de la Cámara Alta

Por unanimidad, la Sala del Senado aprobó un proyecto de acuerdo del senador David Sandoval en el que solicita al Gobierno, a través de los ministerios de Salud, Educación, Trabajo y Desarrollo Social, se elabore una normativa que garantice los derechos de las personas con Trastorno del Espectro Autista (TEA), en el país.

            En la propuesta, que se da en vísperas del Día Mundial de la Concienciación, el parlamentario sugiere se promuevan medidas que permitan incorporar, en las prestaciones de FONASA e ISAPRES, el diagnóstico temprano, tratamiento y terapias especializadas de la condición del espectro autista.

En el ámbito de la Educación, indicó, se busca llevar a cabo acciones legislativas o reglamentarias que garanticen una verdadera inclusión escolar, abordando de forma íntegra sus distintas necesidades educativas y, adicionalmente, generando las instancias de capacitación de todos los actores pertenecientes a la comunidad escolar.

Junto con ello, Sandoval propone se realicen campañas a nivel nacional de concienciación del Autismo, creando instancias ciudadanas y participativas, que impliquen conocer sus verdaderos alcances, entendiéndolo como una condición neurológica y no una enfermedad.

Todo esto, considerando que en Chile no existen actualmente estudios oficiales para saber con exactitud la cantidad de personas del Espectro Autista, ni tampoco una política pública focalizada que la aborde. “Esto, a pesar de constatarse un aumento significativo de personas con dicha condición en las últimas décadas a nivel mundial, y que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), estima que al menos un 1% de la población tiene algún tipo de Autismo”, puntualizó.

            De ahí la importancia, agregó, de su detección temprana, ya que su diagnóstico implica una mejor y eficaz intervención terapéutica que tengan como objeto otorgar las herramientas específicas que conduzcan a la persona alcanzar un desarrollo equitativo e inclusivo. “Se torna imprescindible generar las acciones por parte del Estado que aborden desde distintos enfoques sociales dicha condición, y que sean basadas en aspectos fundamentales, tales como la educación, el trabajo o la interacción social”, explicó.

 

Inclusión

El parlamentario además, hizo hincapié en que la inclusión en nuestro país “ha sido una temática de altísima relevancia y considerada por gran parte de las políticas públicas llevadas por los distintos gobiernos, que buscan la integración de todas las personas a la sociedad, promoviendo y otorgando las herramientas necesarias para que todos puedan tener las mismas oportunidades para alcanzar su desarrollo y realización”.

Y esto, recordando la Ley N° 20.422, que establece normas sobre igualdad de oportunidades e inclusión social de personas con discapacidad, incorporando medidas inclusivas en materias relativas a edificación, educación, inserción laboral, medios de transporte, entre otras.

 

Experiencia internacional

En Argentina, se promulgó en 2014, la ley N° 27.043 del año 2014 denominada “Declárase de Interés Nacional el abordaje integral e interdisciplinario de las personas que presentan Trastornos del Espectro Autista”, la que establece diversas obligaciones a los órganos competentes, entre ellas, la realización de acciones que permitan el entendimiento desde el ámbito científico, académico y social del TEA, la coordinación entre autoridades sanitarias y educativas que abarquen la detección temprana, diagnóstico y tratamiento, catastros provinciales y nacionales, entre otras que son vistas desde un enfoque sistémico y en consideración a la Convención sobre Derechos de las Personas con Discapacidad.

Por otro lado, en el año 2015, el Parlamento Europeo aprobó la denominada “Declaración Sobre el Autismo” que hace un llamado a la UE a la adopción de estrategias en torno al apoyo de la detección precoz de la condición, fomentar las investigaciones, el intercambio de mejores prácticas en relación con las intervenciones basadas en la evidencia para los niños con autismo, entre otras similares.

Por ello, Sandoval recalcó que “nos encontramos al debe ante la ausencia de una política pública integral que aborde desde un enfoque multidimensional el trastorno del espectro autista, que establezca los parámetros y las definiciones normativas que otorguen una eficaz y mayor inclusión de las personas con TEA”, por lo que subrayó la importancia de avanzar en una iniciativa como la que se está proponiendo.